.

 
 
 Nota publicada en Últimas Noticias (22/07/10)


ÚLTIMAS NOTICIAS | Sección INFORMACIÓN | Fecha 22/07/2010 | Página 4


El ex mandatario fue distinguido por la Academia de Economía.

Vázquez rechazó adjudicar 'todos los males al imperio'

El ex presidente Tabaré Vázquez dijo que la palabra "desarrollo" tuvo un "tufillo burgués" para la izquierda en el pasado, criticó la "teoría de la queja" que adjudica "todos los males al imperio" y elogió a los gobiernos pasados frente a Luis Alberto Lacalle.

Vázquez aseguró ayer que el país se encuentra "en el camino correcto" para transformarse en un país desarrollado, con una estabilidad educativa, social y económica que le permitió mostrarse "sólido ante una crisis fenomenal". Sin embargo, admitió que "el desarrollo y la justicia social" alcanzados durante su gobierno fueron un logro al que "no se llegó desde cero".

Frente al ex presidente Luis Alberto Lacalle, quien concurrió a la Cámara de Comercio para asistir al nombramiento de Vázquez como Académico de Honor de la Academia Nacional de Economía, afirmó: "Sería mezquino de mi parte negar que hubo gobiernos y gobernantes democráticos en el pasado que hicieron mucho para el desarrollo, así como quienes desde una oposición vigorosa, pero leal al gobierno, construyeron leyes" para promover al país.

Con el presidente José Mujica en el auditorio, Vázquez recordó que en décadas pasadas "la palabra desarrollo tenía un tufillo burgués" que para la izquierda "hoy ya no tiene. El desarrollo es un derecho de la gente y en el mundo actual ese derecho es un objetivo al que no se llega por atajo ni por decreto". El ex mandatario destacó la "visión estratégica" que necesitan los gobernantes y aludió a la reforma del Estado "en la que se encuentra embarcado, noblemente y con valentía, el presidente Mujica".

Vázquez también se refirió al proceso de integración latinoamericana y si bien aclaró que no es "un descreído", advirtió que hay "demasiadas cumbres, reuniones, seminarios y conversatorios, pero la verdad es que nuestros pueblos todavía no viven los beneficios". Sin embargo, enfatizó que tampoco adhiere a la "teoría de la queja" para explicar las dificultades que enfrentan los pueblos del continente para desarrollarse.

"Estamos acostumbrados a echarle la culpa al imperio de turno por todos los males. No hemos tenido la inteligencia o la capacidad de generar un proyecto de integración. Tenemos que dejar de echarle la culpa al imperio de turno y asumir nuestras responsabilidades", indicó.

Aún con esa perspectiva de crecimiento a partir del propio esfuerzo, reconoció el perjuicio causado por el proteccionismo generado en forma "contradictoria por los abanderados del libre comercio". Afirmó que "quienes nos decían que nos abriéramos al mundo, e hicimos bien los deberes, son los mismos que hoy ponen cuotas a nuestras exportaciones y afectan nuestras inversiones. Hoy son los campeones del proteccionismo, que es al comercio lo que el autoritarismo es a la democracia".

En respuesta a una pregunta de la economista María Dolores Benavente, quien le consultó sobre las posibilidades del país para ingresar al primer mundo, apuntó: "Tenemos todas las condiciones para lograrlo: buen nivel educativo, riquezas y un sistema político consolidado y serio. Así nos ven y eso puede llevar al Uruguay a encaminarse hacia el mundo desarrollado". Pese a las dificultades planteadas por una economía que a su entender continúa siendo "dependiente", destacó que durante su gobierno se intentó diversificar los mercados, lo que consideró un paso fundamental para avanzar en ese sentido.

 
     
   
 

Academia Nacional de Economía  |  Rincón 454 of. 404  |  Tel. 2915 6724  |  E-mail: info@acadeco.com.uy